La amabilidad es una cualidad que todos los humanos apreciamos. Sin embargo, debemos tener cuidado con el exceso de amabilidad.
Muchas veces detrás de este exceso de amabilidad, existe una necesidad de aprobación y es también un mecanismo de defensa para desviar la atención en nosotras/os mismas/os.