¿Qué porcentaje de tu día lo pasas con pensamientos negativos, preocupación, ansiedad o angustia? Nuestra mente es como un mantel blanco. Depende de ti mantenerlo limpio, puro y perfumado, o mancharlo con las tintas negras de los pensamientos nocivos. Tú decides sobre qué mantel deseas que te sirvan la comida de la vida.