Vivir sin miedo no es posible, el miedo es necesario. Superar el miedo que nos impide avanzar, el que nos bloquea, es una de las mejores formas de crecer como humanos y de alcanzar una vida más plena. Como dijo Sófocles “para quien tiene miedo, todo son ruidos”.